martes, 27 de julio de 2010

apodos

Una tarde, mirando con mis amigas la página de facebook de un chico que le gustaba a L., descubrimos que el muchacho en cuestión pintaba las paredes de la calle con graffitis con pretensiones artísticas (y hasta algo de mensaje).

Su obra me pareció tan espantosa que a partir de ese día el chico pasó a ser identificado como:

EL ARTISTA SIN TALENTO



y a partir de entonces, cuando le preguntamos a L. por su affaire, le preguntamos puntualmente:

-y? ¿cómo van las cosas con el artista sin talento?


pobrecito sí se llega a enterar.

2 comentarios:

Sol dijo...

Si, me parece que no cualquiera puede ir pintando paredes si son horribles las cosas que hacen...

Thiago dijo...

Hay gente que no entiende que no posee el talento ni la visión, yo siempre considero una obra de bien hacérselos saber.

La verdad no duele ni lastima, lo que no tiene, es remedio. (O algo así era)